Inicio Etiquetas Entrada etiquetada con "cultura"
Etiqueta:

cultura

En 1473 con la instalación del Parlamento por parte de Carlos el Temerario, duque de Borgoña, en Malinas, la ciudad empieza a cobrar importancia como centro de poder. Pero con la llegada en 1507 de Margarita de Austria (hermana de Felipe el Hermoso), llegará a un florecimiento sin precedentes. La tía y tutora de Carlos V, gobernará los Países Bajos y tendrá como sede de poder Mechelen hasta 1530, año de su muerte.

Un palacio más renacentista por dentro que por fuera

Margarita de Austria era una mujer tan poderosa como apasionada de las artes. Coleccionista de libros, pinturas, curiosidades y rodeada de artistas como era costumbre en la época en la que vivió. La ciudad se encontraba en un florecimiento que se mostraba a través de su arquitectura (la construcción de numerosos palacios urbanos) sus gentes y sus fiestas. Y como centro de poder, la ciudad también era sede de instituciones centrales como el Gran Consejo o la Cámara de Cuentas.

El personaje histórico que da nombre a este museo, y en otrora a su palacio, Jerónimo de Busleyden (h.1470-1517), era un humanista en toda regla: formaba parte del Gran Consejo (autoridad jurídica suprema), político, diplomático, mecenas, coleccionista, amante de los libros… Así mismo, amigo de Erasmo y de Tomás Moro, otros dos grandes humanistas y pensadores renacentistas. Todos ellos se veían aquí, en el museo que hoy día se puede visitar. En sus reuniones intercambiaban pensamientos y nuevas ideas propiciando un terreno perfecto para el nacimiento y la expansión del arte en cualquiera de sus campos.

Si bien nos impresiona la colección de obras de arte que tiene el museo, no es algo nuevo. Ya en la época borgoñona los visitantes se maravillaban de la calidad y exotismo de los objetos, libros y obras de arte que se encontraban en este palacio. Recordemos que es el siglo XVI, cuando aparecen en Europa los llamados cuartos de maravillas o gabinetes de curiosidades dónde se coleccionaban y exponían lo objetos más exóticos, raros y especiales de todos los rincones del mundo, y que hoy día, son considerados los antecesores de nuestros museos.

El Renacimiento Borgoñón y las obras maestras del Museo

La Solemnse Sesión de apertura del Parlamento de Malinas bajo Carlos el Temerario (1474).

Un óleo sobre tabla de grandes dimensiones que manifiesta el poder con Malinas como sede. En él, podemos apreciar como están escritos algunos de los nombres de los personajes representados.

El Cantoral de Margarita de Austria

Particularmente bien conservado, este cantoral, se encuentra en una sala del Museo que está dedicada a la música polifónica, muy común en la época borgoñona.

Margarita de Austria
Fuente de la foto

Las Muñecas

Las condiciones de la ciudad fueron propicias para acogida de ilustres artistas como Jan Gossart, Conrad Meit y Bernard Van Orley, entre otros. Malinas se convirtió en el centro productivo en el sur de los Países Bajos, en escultura. Esta producción que comenzó a mediados del siglo XV y hasta mediados del siglo XVI, se extendió por todo el mundo.

Estas «muñecas» se caracterizan por una serie de rasgos que las hacen reconocibles: cara redonda, frente elevada, labios finos y pinzados y ojos pequeños. Los colores de su vestimenta generalmente eran el azul, rojo y dorado. Y en cuanto al formato, al ser pequeño, podía usarse de diversas maneras, siendo tanto utilizadas en el uso doméstico como integradas en los retablos. Estas muñecas llevaban como sello de calidad una «m» de Malinas.

Los Jardines Cerrados

Los siete aquí expuestos son realmente obras de arte destacables. Estos jardines cerrados, realizados en los materiales más diversos (madera policromada, papel, vidrio, perlas, hojas..), son una visión devota del siglo XVI.

Este tema del Jardín Cerrado hace referencia al Cantar de los Cantares del Antiguo Testamento, dónde se glorifica la virginidad, tema muy popular entre las comunidades religiosas femeninas. La objeto principal de estas obras era invitar a la meditación, siendo acompañadas así, de una amplia iconografía cristiana.

En este video sobre la restauraciones llevadas a cabo, pueden entenderse mucho mejor su funcionamiento.

0 comentario
6 FacebookTwitterWhatsapp

Cuando llegamos a una ciudad como Brujas, dónde hay tanto que ver, suelen pasar desapercibidas ciertas obras de arte, que de no saber de ante mano que están ahí, no visitaríamos. Esta Basílica, podría ser una de ellas. Fue mandada construir por Thierry de Alsacia, conde de Flandes en el siglo XII en la Plaza del Burg y la dedicó a San Basilio. Con la llegada de la nueva reliquia cambió también el nombre de esta doble Capilla.

La Fachada Principal

La fachada y la escalera que da acceso a la Basílica fueron destruidas durante la invasión francesa aproximadamente en el 1800. Así que la entrada que podemos ver hoy fue reconstruida entre 1829 y 1839 como lo recuerda la placa de mármol blanco y negro que se encuentra en la pared interior.

Llama la atención las esculturas en bronce dorado que representan de izquierda a derecha: a la archiduquesa Isabel, María de Borgoña y Thierry y Felipe de Alsacia.

Los dos leones que podemos ver en la escalera de la entrada sostienen los escudos de Brujas y de Flandes occidental. A la derecha del portal se encuentra la fachada del antiguo tribunal criminal y sobre su puerta una «B» de Brujas. Justo encima, la estatua de Carlos el Bueno, en este caso en piedra blanca.

La Basílica Románica

https://en.wikipedia.org/wiki/Basilica_of_the_Holy_Blood#/media/File:Bruges_-_Holy_Blood_church.jpg

Situada en la parte inferior es una de las construcciones románicas más antiguas de Flandes y la más antigua de Brujas. Consta de tres naves de igual altura. En el ábside se encuentra una escultura en madera dorada del pelícano. ¿Por qué este ave y no otra? Porque simboliza a Jesucristo dando su sangre para salvar a la humanidad. Destacan también el Ecce homo y Cristo en el Sepulcro, ambas esculturas participan el día de la Procesión. Pero sin duda, la pieza más importante de la capilla románica es la Virgen con el Niño (Sedes Sapientae) de principios del siglo XIV.

La Basílica Superior

https://en.wikipedia.org/wiki/Basilica_of_the_Holy_Blood#/media/File:Main_altar_of_the_Basilica_of_the_Holy_Blood.jpg

En su origen esta capilla, era al igual que la capilla inferior, de estilo románico y tenía las mismas dimensiones. En el siglo XIII, se añade la nave lateral de la Santa Cruz. Remodelada en estilo neogótico en el siglo XIX, conserva la reliquia de la Santa Sangre. Las vidrieras, en parte destrozadas, se exponen hoy día en el Victoria and Albert Museum de Londres.

La Reliquia en épocas de disturbios

En el siglo XVI, durante la ocupación calvinista la Basílica sufrió destrozos importantes y el relicario fue fundido, sin embargo, la reliquia escapó del desastre. Juan Pérez de Malvenda la escondió en su casa en una caja de plomo (hoy día conservada en el Museo). Y la mudó consigo dos veces. En 1584 Pérez envió la reliquia al obispo Remi Drieux, quien la devolvió a la capilla.

Con la ocupación francesa, la austríaca, y nuevamente la francesa (1792-1794) se temió por la seguridad de la reliquia. Un jesuita, llamado Donche decidió guardar la reliquia esperando tiempos mejores. Así que se decidió hacer creer que había sido robada, de esta manera todo el que sabía de su existencia podía jurar que no sabía dónde se encontraba. Nuevamente escondida en un cofre de plomo y éste a su vez dentro de un muro bien camuflado, permaneció escondida hasta 1812. Luego siguió escondida pasando por distintas manos hasta que en 1819 pudo ser venerada nuevamente por los fieles.

Durante la Primera Guerra Mundial se puso a salvo en una casa particular y después en el obispado, y en la Segunda Guerra Mundial, sin conocimiento de los habitantes de Brujas estuvo nuevamente en el obispado.

La Procesión

La Procesión se viene realizando cada año desde finales del siglo XIII. Todo el pueblo participaba y se decoraban las casas y calles para la ocasión. En 1396 se añadieron a la procesión algunos misterios que gozaron de un gran éxito. Pese al carácter religioso de la procesión apareció una atmósfera pagana que la convirtió prácticamente en una fiesta popular. A lo largo de los años ha ido cambiando según su contexto histórico y social hasta hoy día que se divide en cuatro partes: el Antiguo y el Nuevo Testamento, la parte en la que se relata la entrada a la ciudad de Thierry de Alsacia con la reliquia y la parte con la custodia que contiene la reliquia de la Santa Sangre acompañada por los miembros de la Cofradía del mismo nombre.

Procesión de la Santa Sangre en Brujas – ©Heilig Bloedprocessie – vzw Frank Toussaint

0 comentario
5 FacebookTwitterWhatsapp
Musées des Beaux Arts. Bruxelles. Brussels.

Bruselas cuenta con más de 150 museos. Si estás en el centro de la ciudad, tienes algunos de ellos, a distancia a pie. Siempre que alguien te pregunta si le recomiendas un museo, y la respuesta es sí, no dudes que la pregunta siguiente es: ¿pero que hay dentro? Bien, vamos a hablar pues de lo que albergan estos edificios, para que así, sea más fácil la decisión.

Museo de la Ciudad

Este museo fue creado en el siglo XIX con un doble objetivo: acoger a los visitantes de la ciudad, pero también hacer más compresible la historia de Bruselas para sus propios habitantes.

¿Qué podemos encontrar entonces?

En la planta baja, una visión general del arte bruselense: esculturas y monumentos de Bruselas desde el siglo XIII al XIX, orfebrería y porcelanas, sin olvidar las tapicerías de los siglos XVI a XVIII y los retablos del XV al XVI.

En el primer piso: el desarrollo territorial de la ciudad, su relieve, la importancia del agua y los distintos programas urbanísticos.

En el último piso, destacan la estatua original tanto del Manneken pis como del anterior San Miguel que coronaba la torre del Ayuntamiento, entre otras obras de arte.

Novedad: Ahora se puede disfrutar de una realidad virtual sobre el bombardeo que sufrió la Grand Place en 1695. Son dos euros extra al precio de la entrada.

Para los papis viajeros: nada de rampas ni ascensores para carritos. Eso sí, en los baños, aunque son bien justitos, se puede encontrar un pequeño espacio que hace las veces de cambiador.

Más información:

https://www.brusselscitymuseum.brussels/fr/decouvrir/le-musee/maison-du-roi

Museo del Traje y del Encaje

En Flandes, este arte es mucho más que un oficio, es parte del patrimonio cultural de la región. Y este museo está destinado a mostrar la historia del encaje utilizado hasta hoy día en la lencería y en la alta costura. Grosso modo, podríamos dividirlo en dos zonas:

La Sala del encaje:

Dónde se exhiben los distintos tipos de encaje y su origen geográfico e histórico, así como las técnicas básicas y los calados

Beautiful Lace & Carne Gilson

La Sala de la exposición temporal:

En estos momento y hasta el 19 de abril de próximo año “Beautiful Lace & Carine Gilson”

Más información: https://www.fashionandlacemuseum.brussels/fr

El MIM

Más de 7000 instrumentos musicales de todos los tiempos y continentes te están esperando en este edificio de Art Nouveau, que albergaban los antiguos almacenes Old England.

Antiguos almacenes Old England. Bruselas. Belgica.

Con la entrada se hace entrega de unos auriculares con los que puedes escuchar cada instrumento frente al que te paras, una bonita experiencia.

Extra: No dudes en tomarte algo en la última planta del museo, dónde podrás disfrutar de unas de las vistas más hermosas del centro histórico.

Más info: https://www.brusselsmuseums.be/fr/musees/mim-musee-instruments-musique

Museos Reales de Bellas Artes de Bélgica

Aunque se compone de 6 museos diferentes, aquí nos estamos refiriendo al de Arte Antiguo y Arte Moderno, que se encuentra en la Place Royal. En el primero, destaca la colección de pinturas y obras de arte entre los siglos XV y XVIII: con obras de los conocidos Van Dyck o BruegelVan der Weyden, Rubens o El Bosco. El segundo, es la continuación del primero, es decir, se exponen obras desde el siglo XVIII hasta la actualidad. Tal vez la estrella más conocida de esta parte sea “La muerte de Marat” de David.

El Guardaropa del Manneken Pis

Entre los siglos XVIII y XX, este niñito es robado en varias ocasiones. En 1966, las autoridades deciden hacer una copia para la fuente y confiar la estatua antigua al Museo de la Ciudad.

En un principio, hasta el siglo XIX, su vestuario aumenta poco, pero a partir de 1945, y hasta los años 1970, el Manneken pis empieza a recibir entre 5 y 15 trajes al año. Y tras 1980 este número sube de 25 a 30 trajes cada año. Así que el espacio en “La Maison de Roi” dedicado a todo este vestuario, se empieza a quedar pequeño y es cuando se decide crear uno nuevo lugar para su variopinta e internacional colección que alcanza ya casi los 1000 trajes. Este nuevo sitio se encuentra en la Rue du Chêne, 19. A unos 5 minutos la Grand Place.

2 comentarios
12 FacebookTwitterWhatsapp